Historia

Historia

La historia de un banco que creció con la provincia

Antecedentes

El 22 de septiembre de 1873, con el aporte de fondos privados y estatales, inició sus actividades el Banco Provincial de Córdoba; su misión original quedó plasmada en la Carta Orgánica redactada por el entonces ministro Tomás Garzón y el legislador José Olmos: “Proporcionar dinero a bajo interés y a plazos razonables a todos los sectores de la sociedad para fomentar el desarrollo económico de la provincia.”

Además de las típicas operaciones comerciales, el Banco Provincial de Córdoba estaba facultado para emitir dinero, pero debía mantener una reserva en metales superior a la tercera parte de los billetes en circulación. La mayor actividad económica motorizó el crecimiento del banco.

Para 1880 se abrieron las primeras sucursales en Río Cuarto, Villa María, San Pedro y Bell Ville; en 1882 la actividad crediticia de la entidad recibió un gran impulso con la creación del área de hipotecas.

Creación del Banco de Córdoba

En 1941 nace el Banco como lo conocemos hoy, luego de un período de vigoroso crecimiento donde el número de accionistas llegó a 11.000 y para 1968 la entidad atendía 130.000 cuentas corrientes y 155.000 cajas de ahorro. La historia reciente muestra a un Banco de Córdoba que supo cumplir con su rol social y acompañar el desarrollo de las actividades económicas de la Provincia.

Bancón

Con los años, y a través de la modernización tecnológica, de productos pensados especialmente para atender las necesidades de sus clientes, del apoyo a la cultura, la educación, el deporte y la acción emprendedora, y de la capacitación de sus recursos humanos, Bancor continúa implementando una gestión sustentable en la comunidad, creciendo cada año.

Con la llegada de Bancón, nuestro banco digital, se continúa dando respuesta a las necesidades de la comunidad, siendo la primera opción financiera de cada habitante de la provincia. De este modo nos proyectamos a futuro, acompañando el crecimiento de toda la región.

Somos cordobeses, somos Bancor.

Más de 130 años de la Casa Matriz

Hacia 1887, a raíz del crecimiento sostenido por la entidad crediticia desde su creación, el Directorio del Banco de Córdoba —presidido por Santiago Díaz— decidió la construcción de una sede central propia.

La Institución para esa fecha alquilaba una propiedad en la calle 25 de mayo N° 24 de nuestra ciudad. Para tan ambicioso proyecto se convocó al arquitecto italiano Francisco Tamburini, autor intelectual de la ampliación de la Casa Rosada, el proyecto inicial del Teatro Colón, el Teatro Rivera Indarte —hoy Libertador San Martín—, la Penitenciaría San Martín, el Hospital de Clínicas, el desaparecido Mercado Marcos Juárez, entre otras obras emblemáticas de Córdoba y el país.

La casa matriz —considerada uno de los primeros edificios proyectados especialmente para una entidad financiera en América Latina— fue construida en sólo dos años bajo la dirección técnica del ingeniero José Franceschi y se realizó con enorme rapidez, tanto que se inauguró el 17 de mayo de 1889.

Tamburini siguió las tendencias predominantes en la arquitectura europea de la época, signada por el eclecticismo y la armonización de estilos, proyectó así, una fachada de aspectos italianizantes, pero con un lenguaje arquitectónico francés para la mansarda de pizarra que corona el edificio.

En su interior la decoración inspirada en el Palacio de Versalles, con un imponente vitreaux en el techo del hall central de las antiguas cajas de atención al público, acompañado de molduras y yesería con una gran variedad de simbolismos, plasmados por el artista Arturo Nembrini Gonzaga, nos invitan a adentrarnos, a observar y quizás imaginar las labores realizadas por los empleados que trabajaron en este local desde su creación, hasta el año 1986.

Esta obra es símbolo del progreso económico de la nueva sociedad que se estaba gestando: desde su ingreso al vestíbulo, la opulencia de su decoración interior y su monumentalidad, provocan al visitante la sensación de prestigio y poder que se quería plasmar.